Ese instante que me hizo feliz

12.12.2013 23:15

    Normalmente cuando hacemos algo, cuando decidimos hacer un curso, cuando le hacemos un favor a un amigo a un familiar, cuando decidimos un camino que seguir en nuestras vidas, cuando se nos presenta una oportunidad sea cuál sea, siempre pensamos que consecuencias vamos a obtener si hacemos tal cosa.

    Si hacemos un curso formativo, buscamos tener un certificado, un título que nos ayude a encontrar un trabajo, si ayudamos a un amigo inconscientemente buscamos atención o ayuda por parte de esa persona en algún momento de tu vida. 

    Tomamos decisiones en nuestra vida, según si nos lleva por un camino o por otro, estudiamos mucho lo que queremos conseguir, a dónde nos dirige las decisiones que tomamos en nuestra vida y a veces pasamos por alto otras muchas sensaciones que aún sin llevarnos a ningún lugar, son las mejores del mundo. Pienso que muchas de los momentos de estrés, de ansiedad y todo lo que conlleva esas malas emociones, son porque nos adelantamos a los acontecimientos de nuestras vidas, adelantamos resultados que ni sabemos cómo van a ser, a suceder o a influir en todo lo que nos rodea. A veces estropeamos una situación porque estamos predispuestos a que va a salir mal por adelantado, parece que nos gusta ponernos en el lado malo más que en el bueno. 

  En mi día a día, me suelen decir que soy demasiado positiva, que no vivo en la realidad, que no soy realista, pero... para qué quiero serlo? la realidad ya existe, es el presente pero la ilusión, los sueños, son el futuro y no son realidad. Realidad es vivir en el presente inmediato, la realidad es limitarse con lo que ocurre, con la realidad no avanzamos, nos quedamos atascados y soñar nos permite seguir creando una vida de ilusiones y que con ello crear una sonrisa en nuestra cara. 

    Con todo esto diréis, es muy fácil hablar, escribir y decir lo que muchas otras personas también piensan, pero cómo hago realidad mis sueños? cómo puedo conseguir lo que quiero? antes que nada, debo definir bien lo que quiero, y saber por dónde debo empezar para conseguirlo. Coged un block de notas y poned los pasos, de los cuales no debéis saltaros ninguno, para conseguir algo es importante tener bien consolidadas las bases ya que así tendremos los recursos suficientes si se nos presenta cualquier inconveniente. Pero bueno todo esto, que os estoy diciendo en este párrafo, lo queremos hacer para conseguir algo, para conseguir una recompensa y este artículo va sobre todo lo contrario.

 

    Volviendo a lo de antes, cómo decía, solemos tomar decisiones que nos llevan hacia algún lugar y no valoramos lo que sin darnos cuenta nos da la verdadera felicidad. Seguramente alguna vez habéis recordado algo y os habéis dado cuenta de que os encontrábais con esta carita...

 

y por qué? quizás porque pensaste en un momento que te hizo feliz, y cuál fue ese momento?, seguro que fue uno en el que no buscabas nada a cambio, suelen ser esos instantes en los que estabas riéndote con un amigo, cuando recuerdas aquel chiste y del que todos vuestros amigos llorábais de la risa, quizás fue ese momento en el que tu abuela te relataba por algo que habias hecho, si nos paramos a pensar un instante, de que nos acordaremos cuando haya pasado el tiempo? pues de esos momentos en los que no esperábamos nada, de aquellos momentos en los que menos se había planeado hacer algo grande, solo acabarás acordándote de aquellas fechorías que hacías de pequeño, de todas las trastadas que les hacías a tus amigos, de aquel momento en el que tu amiga se cayó de la silla, o esas historias en las que en aquel momento pasaste muchísima vergüenza y hoy te ries de ello. 

 

    Todos ellos formarán parte de recuerdos en los que las emociones estaban a flor de piel, las emociones se quedan grabadas en tu cabeza, en tu memoria, en tu corazón, en el olor de aquel perfume que utilizaba tu madre, en aquellas manías que te sacaban de quicio tus compañeros de piso, de fiestas y que ahora las echas de menos, lo que verdaderamente importa, son todos aquellos momentos en los que tu sonrisa, tus lágrimas se quedaron grabadas en los más profundo de tu alma. 

    Si comparamos estas situaciones, por ejemplo, cuando nos compramos un coche, cuando nos compramos un ordenador, un smartphone,  cuando pasa el tiempo se queda en nada, lo acabaremos sustituyendo por otros mejores, pero una emoción tan bonita como es la sonrisa de alguien cuando te ve, eso no tiene sustitución ninguna. 

 

    Aprende a cuidar lo que verdaderamente importa, puede que un día lo echemos de menos y ya no lo tengamos. Deja espacio en tu mente para estos momentos y aprende a revivirlos cada vez que sea necesario. Sentir, hacer sentir, ilusionarse es lo más grande que nos peude pasar. No Dejéis que el consumismo, las cosas materiales, el internet, hagan que perdáis la esencia de ser persona, ya que si así fuera terminaríamos siendo simples máquinas sin sentimientos. 

 

Tú que eliges ser?