Lucha y vence a la Depresión, por qué no?

29.11.2013 11:02
     A lo largo de toda una vida se tienen mejores y peores momentos a causa de los acontecimientos en que ella subyacen. Todos los momentos son necesarios ya que de ellos vamos a aprender a disfrutar o vamos a aprender a no cometerlos más.

    1 de cada 5 mujeres españolas sufrirán Depresión a lo largo de sus vidas, por lo que también es un problema importante que tenemos que tener en cuenta. Tenemos que aprender a cuidarnos tanto físicamente como mentalmente. Podemos vivir situaciones traumáticas en la que los individuos no están preparados para asimilar como cuando ocurre una situación normal. No es que no sepamos, sino que no nos enseñan en la mayoría de los casos a afrontar esas situaciones con las herramientas adecuadas.

    Recuerdo el primer día de clases en mi Universidad, una profesora que impartía la asignatura de Psicopatologías nos dijo; "La mitad de los que estáis aquí tendréis alguna vez Depresión y puede que alguno se suicide". Sinceramente esas palabras no son agradables de escuchar pero es que la realidad de hoy en día es así. Nos tapamos los oídos en cuanto escuchamos o nos tapamos los ojos en cuanto vemos algo que no nos agrada, hacemos oídos sordos como se suele decir.

    La Depresión es una de las primeras enfermedades que nos provocan la muerte. Es una enfermedad que tiene un comienzo enmascarado, es decir, que puede que achaquemos los síntomas a cualquier causa. Normalmente y en la mayoría de los casos, las personas intentamos solucionar nuestros problemas por nuestra cuenta y a no darles importancia. Cuando adoptamos esa aptitud y nos ocurre algo grave de verdad, en este caso no sabremos pedir ayudar ya que estamos acostumbrados a solucionar todo siempre nosotros mismos.

    Esta enfermedad puede comenzar hasta por el más mínimo detalles que nos provoque una sensación negativa y que vaya creciendo su gravedad. Muchas de las veces no encontramos la causa ya que puede que hubiera ocurrido en la infancia y hayan pasado muchos años para saber el por qué. Algunas de estas estresores específicos pueden ser la ruptura de una pareja, puesto que ésta actúa como un estímulo discriminante, es decir, es un punto de apoyo en nuestra vida con el cual nos sentimos más seguros cuando nos sucede algo negativo o que nos cuesta afrontar.

                Cuando nos enfrentamos ante algún problema, solemos rumiar con él, es decir, solemos darles demasiadas vueltas a lo que sucedió, está sucediendo o va a suceder, cuando lo que debemos hacer es buscar una solución que nos ayude a sentirnos mejor. Las mujeres somos más frecuentes a la “rumiación” ya que nuestras características biológicas nos aportan el estar más atentas a los detalles y querer solucionarlos sea como sea. En cambio, en los hombres se da más el buscar cualquier actividad para poder despejarse y dejar de pensar en los problemas que les concierne.

Esto tenemos que tenerlo muy en cuenta, cuando tenemos algún problema e insistimos en que nuestra pareja se preocupe de igual modo que nosotras cuando nos pasa algo, ellos no están preparados para actuar igual que nosotros antes esas situaciones que nosotras percibimos como aversivas. No tenemos que preocuparnos tanto y pensar que no les importamos o que les da igual lo que nos pase, que es algo común entre nosotras, solo tenemos que tener en cuenta que al igual que nosotras nos preocupamos en exceso, ellos no se preocupan tanto, que al mismo tiempo es algo bueno ya que no se estresan tanto.

Cada uno de nosotros tenemos unos rasgos de personalidad que tenemos que respetar, ya que al igual que nosotros somos así, los demás también pueden ser de otra manera.

La depresión como síntoma, es algo muy molesto, como se suele decir “La Depresión deprime”. Nos encontramos tristes, sin ganas de nada, hemos dejado de disfrutar por cosas que antes nos fascinaba y llegamos al punto que ni nosotros entendemos por qué nos pasa eso. Está claro que no todos somos iguales y que no todo el mundo cae de la misma manera en la depresión ya que son muchos los estímulos y tanto el ambiente como la personalidad de la persona influye para que se desencadene o no los síntomas depresivos. Algunas personas son más vulnerables a caer por lo que sufren mucho más riesgo de padecer depresión por cualquier estímulo, que para otra persona mucho más fuerte (menos vulnerable) para que solo es una simple preocupación más.

 

 

                Es muy fácil hablar de que es la depresión o que nos pasa cuando la sufrimos. Todos podemos buscar el diagnóstico de TDM (Trastorno de Depresión Mayor) y saber cuáles son los síntomas necesarios para saber que sufrimos de depresión, pero ese es el paso más fácil. Una vez sepamos que estamos en ese estado, ¿qué hacemos?, esa es la pregunta de la que deberíamos preocuparnos mucho más, saber que tenemos algo no es la solución, solo es el comienzo para saber por dónde debemos tirar para remitir esa enfermedad.

 

                Cuando estudiaba el último curso que no hace nada, tuve un gran profesor, al que verdaderamente se notaba que le fascinaba lo que nos enseñaba, era una de las mejores clases que tenía ya que cómo siempre recalco la motivación es algo muy importante para un mejor aprendizaje. Él nos contaba que no es más importante diagnosticar la enfermedad o centrarnos en qué le pasa, sino en buscar la solución, sea cual fuera. Si una persona se encuentra en cama por un TDM, tenemos que hacer lo que sea para que se levante. No tenemos que tener presente con tanta intensidad que padecemos tal enfermedad, sino más bien vamos a olvidarnos de ella y a centrarnos en otros aspectos más importantes y que son beneficiosos para la salud.

                Normalmente tenemos la costumbre de centrarnos en los problemas pero sin buscar soluciones serias, que puedan mejorar nuestro estado de salud. Nos quedamos en ese círculo vicioso (rumiación), del cual es muy difícil salir. Si fuésemos capaces de romper ese círculo, y probásemos cosas nuevas, todo se convertiría en una línea recta que avanza hacia delante.

Esto es de manera objetiva, claro está que no es tan fácil como parece, las personas que padecen esta enfermedad, hasta el vestirse puede ser una actividad casi imposible, incluso hay pacientes que llegan al estupor depresivo (incapaces de moverse, quedándose inmóviles durante mucho tiempo).

Para estas personas, es muy difíciles el poder tomar conciencia de que hay una solución, tienen el razonamiento confuso, distorsionado (sesgos o distorsiones), por lo que no son capaces de ver una solución a su problema. Están invadidos por pensamientos negativos y sesgados que no le dejan ver la realidad. Por lo que es muy importante, que cuando un amigo, un familiar, un hijo, madre, etc.., sufra de depresión, tener paciencia con ellos ya que su voluntad está inhibida. Va a depender mucho de las personas que se encuentren a su alrededor y la ayuden en su día a día.

Necesitan a una persona que los ayude, los cuide, les anime, tengan paciencia y no les digan que eso no es así, o que son torpes, o que les meta prisa cuando están haciendo alguna tarea muy lenta, ni que se enfaden con ellos hablándoles mal.., ellos se sienten como si nadie les entendiera y con propensos a frustrarse en muy poco tiempo por lo que cuando han mejorado, vuelven atrás a su anterior estado demasiado rápido.

                Es un trabajo muy duro para las dos personas, pero está claro que el paciente también tiene que querer, tenemos que notarle una mínima de actitud positiva aunque de primera mano se niega 10 veces, tenemos que encontrar esa última pizca de luz por dónde salvar a esa persona.

 

 

Nuestro Objetivo: tener un ápice de esperanza, de alegría, de ganas y de ilusión con esa persona, que ella capte que estamos ahí a pesar de que está enferma, además es importante hacerle saber que no la entiendes, pero que vas a estar ahí pase lo que pase.

Todo esto, debe ser controlado por un profesional de la salud, un psicólogo, psiquiatra para un debido seguimiento, pero es muy importante casi el 90%, la influencia de las personas que están a su alrededor.

No os desaniméis, no os vengáis abajo, no dejéis que la tristeza pueda más que vosotros, esto es una lucha constante entre la alegría o las situaciones negativas, según tú dejes que entre en tu vida así vivirás. Dicen que existe un filtro que es lo que deja pasar las emociones o influencia del contexto.., entrena ese “filtro” y no dejes que pasen cosas malas.

El mundo va a ser el mismo, pero según cómo tú lo mires, cómo lo absorbas serás más feliz, convéncete a ti mismo de que todo puede mejorar.

 

¿Por qué vivir mal, si podemos también elegir vivir bien?, tú eliges.

- Aquí os dejo el Inventario de Beck, con el que podemos valorar el estado de depresión de una persona, poder definir si tiene o no depresión segñun unas escalas y unos valores. Aquí lo tenéis por si queréis echarle un viztazo, nunca es malo tener las herramientas adecuadas para poder diagnosticar cualquier estado de enfermedad. A veces lo más importante es coger a tiempo esa enfermdad para poder poner remedio, sin consecuencias más graves.               

http://telemedicinadetampico.files.wordpress.com/2011/12/inventariodedepresiondebeck.pdf

- Además os dejo el enlace de un documento, en el que podéis ver cuáles son los síntomas para el diagnóstico del TDM. Espero que os ayude un poco.

http://salpub.uv.es/SALPUB/practicum12/docs/visidom/Escalas+Instrum_valoracion_atencion_domiciliaria/109_Criterios_diagnosticos_DSM_IV_depresion_mayor.pdf